Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reason
mensaje 13 de junio 2017

Hoy de manera especial los invito, para que descarguéis vuestros corazones en mi Corazón Inmaculado y con ello, descarguéis todo el peso que tenéis en el. Estáis en el tiempo en que debéis despojaros aun de vuestra vida, pues si, así es la Voluntad de Dios, de que la entreguéis debéis hacerlo.

Ha llegado el momento hijos míos, de dejar todo aquello que tanto  amáis, y que durante tanto tiempo os ha acompañado, aunque haya hecho mucho bien en vuestras vidas. Hoy Dios os hace un llamado a la libertad de los hijos de Dios, aquella libertad con la cual solo podéis caminar en su voluntad, sin dejaros hijos míos, atar de nada que pertenezca a este mundo.

Dios ha decidido que venga a vosotros, hoy, y a esta hora, porque quiere que entreguéis vuestro cansancio, vuestras fatigas y vuestra soledad. Dios, desea cambiar con vosotros, vuestros pecados, vuestros defectos y vuestras dificultades, por su Gracia y por su Amor.

Hoy hijos míos, no estáis haciendo un intercambio de corazones conmigo, lo estáis haciendo con Dios, y así, si el corazón de Dios, palpita en vuestros corazones,

especialmente en estos tiempos tan difíciles, podréis llegar a la meta. Pedid a Dios la fortaleza; la orilla del camino se encuentra copada con muchas almas que han decidido quedarse, sin esperanza sin amor, pero sobre todo sin Dios.

Hoy pequeño rebaño de mi hijo Jesús, buscad las almas, especialmente que caminan con dificultad, pero lo hacen, muchas almas van al infierno porque nadie ora por ellas y porque nadie ofrece sacrificios, penitencia por la salvación de las almas.

Buscad Mi Corazón como refugio seguro, que está a la distancia de una oración. Hoy de manera especial acojo vuestros corazones, con un solo ideal hijos míos, y es, llevaros al cielo, porque yo Soy Vuestra Madre, vuestra intercesora. Tiempos de dolor se acercan a la humanidad, por eso vosotros invitad a mis hijos, para que se abrasen a la cruz de mi hijo Jesús, y así, la cruz de mi hijo será, su bastón, y sobre ella se sostendrán todos mis hijos. Salid pues a buscar las almas, con este mensaje: Dios desea intercambiar su corazón por el corazón de todos mis hijos, solo basta un sí, que resuene en el Corazón de Dios, y haga eco en todas las almas, santas del cielo.

Cuando os hablo a vosotros que sois, los apóstoles de los últimos tiempos, es a la vez deciros hijos míos, que tenéis que ser los santos de los últimos tiempos, santos acrisolados, santos que por amor a Dios quieran permanecer en la cruz de mi hijo Jesús. Que vuestra consigna hijos míos sea, AMAR, Y SOLO AMAR.

Si pudierais ver la gran batalla que se vive entre San Miguel y mi adversario, por ese simple motivo hijos míos, permaneceríais en constante oración, protegiéndoos de mi adversario, que con total furia da nuevos y más fuertes coletazos a la humanidad, en un mundo en el cual, la imagen de Dios, se ha degradado especialmente por el pecado. Es vuestras misión hijos míos, limpiar, renovar y pintar, esa imagen de Dios en cada corazón y en cada vida, y eso lo podéis hacer a través  la oración, de cada misión, de cada acto que hagáis, por eso YO iré con vosotros siempre, guiare vuestras manos, para que juntos renovemos la faz de Dios en cada uno de mis hijos. Que mi adversario ha quitado de cada uno de ellos. Hablad a mis hijos sin temor, que vuestra Madre os invita a la conversión de corazón, porque está muy cerca la iluminación de vuestras conciencias y será el gesto más Misericordioso de Dios con cada uno de vosotros.

Hijos míos, ¿podréis ayudarme en todo esto que os vengo a pedir en este día?, acaso hijos míos, llevareis Mi Corazón a cada corazón de mis hijos, y así, Dios obrara en cada corazón especialmente que se consagre a Mi Corazón Inmaculado. A llegado la hora de la gran batalla, y de la total desolación de la humanidad, donde en los ojos de mis hijos, permanecerán las escamas de la oscuridad , de la confusión y del error, y solo aquellos que fijen su mirada en mi mirada, podrán a través de mis ojos ver la mirada de mi hijo Jesús. YO SOY VUESTRA MADRE, y como Madre, he recibido la misión de guiaros  hasta el cielo, especialmente de aquellos que acepten con amor mi invitación; que en vuestros hogares, no pase un día sin la oración, especialmente el santo rosario, pidiendo la protección de Dios, a través de Mi Corazón Inmaculado. Seguid, seguid llevando a mi hijo Jesús, a cada corazón, y si queréis llegar hasta El, recordad que Dios me ha puesto como puente entre El, ósea mi Hijo Jesús, y vosotros. YO SOY VUESTRA intercesora, y lo que necesitéis de mi hijo Jesús, lo podéis sacar de mi Corazón Inmaculado.

Os bendigo con el poder del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Sed fuertes en un mundo, que ha inyectado en el corazón de mis hijos, la debilidad y el temor. Sed fuertes en un mundo el cual ha sido invadido por el mal, y sus secuaces, que como misión tienen: hacer que vuestras almas se pierdan.

Decid a mis hijos: que retornen a mi Movimiento como MARIA CORREDENTORA, que lo hagan con total humildad, y amor, que Vuestra Madre les espera, que salgan del total error en el que se encuentran.

Recordad que vosotros sois, cimientos dentro de mi iglesia, y que sobre vosotros, se construye grandes pilares para la gloria de Dios.

Publicado el 05 Jul 2017

volver a noticias