Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reason
MENSAJE 15 sept 2016 "MARIA CORREDENTORA DE NUESTROS CORAZONES"

Pereira, septiembre 15 del 2016

Mensaje de María Corredentora de Nuestros Corazones

Lugar: oratorio

Queridos hijos, hoy en esta fiesta tan especial, para mi Corazón Inmaculado, vengo a buscar en vuestros corazones, que junto conmigo, reparemos el corazón de mi hijo Jesús.

Queridos hijos, mi hijos Jesús, es constantemente lacerado y crucificado por los pecados de la humanidad, especialmente,  por aquellos pecados cometidos a conciencia, pero aun, queridos hijos, por aquellos pecados que cometéis y no confesáis. Hijos de mi corazón, levantaos, levantad vuestras manos a Dios, especialmente implorando misericordia.  Sobre esta generación mis hijos, fue derramada toda la gracia, las compuertas fueron abiertas para que el mar inagotable de la misericordia y de la gracia empezara a correr sobre vosotros. Hijos, lo único que teníais que hacer era lanzaros al mar, y dejad que la corriente de la gracia os condujera, pero vosotros mis hijos, cuando tomáis la decisión de lanzaros, lo que hacéis después, es nadar contra corriente, luchando aun con la misma gracia de Dios, que gratis ha sido derramada sobre vosotros. Hijos míos, a la luz del Espíritu Santo, y sumergíos en mi Corazón Inmaculado.  Examinad vuestros corazones, y ved, como pensáis que Dios, os ve a vosotros.  ¿Qué tanto tenéis para devolver por esta gracia que Dios, ha derramado a torrente sobre vosotros? ¿Qué tanto os habéis esforzado?  Pero también hijos míos, ¿qué tanto hijos, habéis ayudado a otros para que se lanzaran al torrente de la gracia? Las almas se  están conduciendo al infierno porque muchos no oran por ellas. Hijos míos, despertad y continuad la marcha, ¿porque os detenéis? ¿Porque os detenéis en el camino, y observáis con tanta tristeza las laceraciones de cada caída?, ¿porque mis hijos vuestros corazones se entristecen ante las pruebas y la persecución? 

¿Porque hijos míos, queréis dejar todo, especialmente, cuando vuestra fe, está siendo pasada por el crisol? 

Hijos, el cielo os espera pero debéis cumplir con unos requisitos para llegar, habéis olvidado lo que os dije, sobre la importancia de la oración, cuando no tenéis deseo de orar, la importancia de las obras mis hijos, cuando sentís que no tenéis nada para dar. Es corto el tiempo, pero en el corto tiempo que tenéis estáis a tiempo, de retomar  el camino. ¿Porque mis hijos, vuestros corazones se alegran cuando no tenéis ni  la más mínima prueba? Pero os sentís morir, cuando Dios os toca y os acrisola ¿Por qué solamente glorificáis a Dios y levantáis las manos en acción de gracia Cuanto todo está bien? Queridos hijos, hoy no vengo a hablaros de desastres naturales, aunque vendrán, os vengo a hablar del desastre en el que tenéis el alma, de los fuertes movimientos en vuestras almas, y que lo único que ha  hecho es, paralizaros, al punto de que no entendéis el llamado, el único llamado que es: A la santidad. ¿Cuantas preocupaciones, en vuestros corazones? ¿Cuantos deseos? ¿Cuantos apegos mis hijos?, y al final por lo único que teníais que luchar era por la salvación de 

vuestras  almas, y fue, la última opción de vuestras vidas. 

Queridos hijos,   vosotros no podéis, ni sentís el estado de vuestras almas, yo os lo tengo que decir, son almas que se están extinguiendo por la falta de oración, por la falta de oración, por la falta de unidad y caridad. 

¿Acaso pretendéis esperar hasta el último momento?

Hijos, os encontraréis con el: “No os conozco” de mi hijo Jesús, y ahí, será el rechinar de dientes, mis hijos. Mirad, cuan débil y desgastada tenéis el alma, en lo vano de este mundo, y como vosotros no escucháis el alma, yo la tengo que escuchar cada día a gritos pidiéndome ayuda y suplicándome que la fortalezca, porque de vuestra parte, solo recibe agonía, dolor. Hijos míos,  dónde está la oración? , Dónde están las obras? , Dónde está la unidad?, Dónde vuestros testimonio? Para que a través de él, conduzcáis a tantas almas perdidas.

Hoy, hoy se manifiesta en vuestros corazones mi Corredención, porque, así como estuve  en el dolor de mi hijo Jesús, también estoy junto a vosotros en vuestros dolores, fortaleciéndoos. Hijos, orad, orad y recibid a mi hijo Jesús, constantemente, y cuando no podáis,  haced comuniones espirituales. Vuestros ojos y vuestros sentidos están puestos en lo vano del mundo, vuestros ojos y vuestro sentido están puestos en lo que os conducirá a la condenación, en vuestros cuerpos, y en el mundo. Mientras que habéis descuidado la que al final se encontrara con Dios, vuestra alma. Estáis luchando contra la gracia, y os habéis subido a una barca que como fin tiene remar en sentido contrario de la gracia, y esa barca es el pecado, los apegos, el desamor, la división, la falta de fe, pero tranquilos  hijos, YO ESTOY CON VOSOTROS, por eso he venido, y deseo que mis hijos conozcan este mensaje, vuestras fuerzas están puestas en conducir esta barca, pero al final, quien ha puesto toda su fuerza para subiros en ella y conduciros al mal, ha sido mi adversario. Que difícil ha sido para la humanidad escucharme y  acogerme con amor, en mis apariciones, pero que fácil ha sido, acoger el mal, que fácil ha sido lanzarse a los brazos del mal. Sed oasis de luz, faros de luz, que en vuestros hogares se respire la paz de Dios, porque estáis muy lejos de la paz, si vosotros no sois portadores de ella. 

Mi Colombia, que engañados estáis con la paz, cuando lo único que tenéis en vuestros corazones es el rencor y el desamor. Que engañados estáis mis hijos, poniendo vuestra confianza en seres iguales a vosotros;  Cuando la paz la encontrareis en la cruz de mi hijo Jesús, dador de la paz. Que adormecidos estáis mis hijos, y que pérdida de tiempo en vuestros corazones, cuando lo dedicáis a otras cosas, menos en agradar el corazón de mi hijo Jesús. Yo soy vuestra Madre, y os vengo a decir que la paz, es el fruto de vuestra oración. Es necesario que oren unos pocos, para la salvación de muchos. Es necesario que se sacrifique unos pocos, por la vida de otros. La sangre de los mártires y  de los  inocentes,  clama justicia ante el cielo. Las oraciones de los justos, claman justicia al cielo. Y el sufrimiento de tantas almas, reclaman la venida de mi hijo Jesús. Por eso cada día repetid: VEN SEÑOR JESUS. VEN SEÑOR JESUS

Os espero el próximo 7 de Octubre. Orad por mis instrumentos. Ya queridos hijos, vuestras oraciones mantienen tan copadas de vuestras intenciones, que ni tiempo os quedan,  ni espacio, para orar por mis hijos. 

Pobre de ti Colombia si continuas con esta farsa de la paz, pasaras por el crisol, y solo permanecerán los fieles en la oración. Solo permanecerán los fieles en la oración. 

Continuad llevándome a las almas, como María Corredentora de Vuestros Corazones, es poco lo que habéis hecho, en comparación con lo que debéis de hacer. Llevadme, a las almas, que yo me encargare de conducirlas a mi hijo Jesús. Hacedlo por amor a mi hijo Jesús y a mí vuestra Madre. Aunque no veáis el fruto de lo que habéis sembrado, hacedlo, aunque no veáis mis hijos y tal vez no recojáis aquí, hacedlo, porque las almas os necesitanpero especialmente, nos necesita a nosotros.

Hoy hago mías vuestras intenciones y las guardo en mi Corazón Inmaculado. Aquellas oraciones y aquellas intenciones, que siempre eleváis a mi Corazón por tantas almas, hoy las hago mías.

Continuad mis hijos, pero hacedlo por amor, a mi hijo Jesús en la cruz. Cada vez que sois perseguidos, calumniados, maltratados, injuriados, os hacéis participes del dolor de mi hijo Jesús. Cuanto dolor en las almas, y en los cuerpos de mis hijos, pero tan pocos obreros, especialmente para buscar a estas almas.

Os bendigo con el Poder del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.                                                                   

 Luchad contra el mal, pero no lo hagáis solos, hacedlo conmigo. Os bendigo y os amo y os llevo en mi corazón. Sed humildes en el obrar, no os defendáis ante las persecuciones, y no os alejéis mis hijos. Una gran señal para esta humanidad, donde especialmente será probada en la unidad, Unidad de Alma, y de Cuerpo con vuestros hermanos. Quien no este unido perecerá.

Publicado el 16 Mar 2016

volver a noticias